martes, 6 de noviembre de 2012

Disertación: Doxa y Episteme

  Como ya hemos visto los sofistas defendían el relativismo, donde todo es según quién y cómo lo mire, una absoluta convencionalidad de cuestiones tales como el Bien o la Justicia. Sin embargo Sócrates estaba en contra de esta actitud, y defiende que son términos absolutamente independientes y universales. Aseguraba que todos los hombres llevan escrito en su alma la misma noción de justicia y de bondad, sólo necesitaban descubrirla y esto se conseguía mediante la Razón, mediante nuestra capacidad de pensamiento.
  Platón al igual que Sócrates está en contra de ese relativismo, y planteará un dualismo epistemológico que consiste en afirmar que existen dos maneras de conocer que se corresponden con dos tipos de realidades: Opinión o Doxa, si se orienta el interés hacia lo sensible, y Conocimiento o Episteme si se orienta el interés hacia lo inteligible.
   Para acceder a este concocimiento Platón, en "el Fedón", defiende la inmortalidad del alma, afirmando que este conocimiento no se consigue memorizando, sino buscando en el interior, recordando lo que el alma ya sabía, ya que pertenecía al mundo de las ides, y que luego olvidó al reencarnarse en el cuerpo. A esta teoría la denomina teoría de la reminiscencia.
   Ahora bien, para recordar se necesita un esfuerzo, este esfuerzo lo denomina dialéctica (arte de argumentar, preguntas y respuestas). Hay dos tipos: Dialéctica Ascendente, mediante la cual el intelecto va relacionando unas ideas con otras, desde las jerárquicamente más bajas hasta la Idea Suprema, la Idea del Bien. y Dialéctica Descendente, que parte desde la Idea Suprema, luego distinguiendo ideas particulares, determinando cuál es el lugar que ocupa cada una en la simploké del mundo ideal. La dialéctica no sólo designa el método sino tambien la cima del conocimiento.
   No hay un único camino para llegar al conocimiento, en "el Banquete", Platón propone también la vía del Amor o Eros. El amor tiene por objeto la belleza, aunque los griegos no diferenciaban tanto entre lo bello y lo bueno consideraban la Belleza como la idea más próxima a la del Bien. A su vez, hay que recorrer un largo camino, pasando por varias "estaciones" hasta estar preparado para admirar la Belleza en sí. Tanto la Dialéctica como el Amor nos conducen al conocimiento de las ideas.
   Platón distingue varios grados de Conocimiento, y los representa mediante el "Símil de la Línea", una línea dividida en dos partes, y éstas en otras dos. La primera división corresponde por un lado a la Doxa u Opinión (Mundo Sensible), que se dividiría en: Eikasía, el conocimiento más precario, son sombras e imaginación; y Pistis, que se basa en el conocimiento de los objetos físicos; y por otro lado corresponderia a la Episteme o Conocimiento (Mundo Inteligible), que se dividiría en: Dianoia, el conocimiento de las matemáticas, que aunque no son ideas, pertenecen al mundo inteligible; y Noesis, la inteligencia, el conocimiento final de las ideas. Esta teoría también se encuentra en el Mito de la Caverna, donde se representa mediante un ascenso desde el mundo sensible hacia el mundo intelectual, con sus respectivas dificultades para hacer público este conocimiento ya que lo considera un problema político.
   Por último, en el Teeteto, plantea el problema del conocimiento, y distintas definiciones como: el conocimiento es precepción, "el hombre es  la medida de todas las cosas", sin embargo Sócrates concluye con que "el conocimiento no esta formado por las impresiones de los sentidos, sino por las inferencias que extraemos a partir de ello"s. También propone que el conocimiento es opinión o creencia verdadera, sin embargo no es tan fácil distinguir entre las "opiniones verdaderas o falsas". Finalmente encontramos que el conocimiento es creencia verdadera más un logos, consiste en justificar el derecho a poseer el conocimiento mediante un razonamiento y una creencia verdadera. Después de todo esto, el diálogo concluye sin una respuesta concluyente.
  De este modo, concluimos con que hay dos tipos de conocimiento, la Doxa u Opinión y la Episteme o Conocimiento. El primero tiene por objeto lo material, mientras que la Episteme lo inmutable y eterno. Deja a un lado el relativismo y afirma que la Ciencia es un saber universal y objetivo. Descubrimos que es posible alcanzar este conocimiento, debido a que el Alma existe antes del cuerpo y ya ha contemplado las Ideas.
 
 

1 comentario:

  1. Muy bien (algún error o más bien ambigüedad en la referencia al Teeteto)

    ResponderEliminar